Esta Revolución que hago sin ti

El frío silencio de Bergman. El silencio (1963)

Pues en este devenir frenético y absorbente al que nos tiene acostumbrado la actualidad política, Bergman (Igmar). La distancia necesaria para alejarse, el frío imprescindible que vino del norte.

En esta película, El silencio (1963) se encuentran no sólo dos tipos de personalidad, no sólo dos estereotipos (nada más impropio de este director), son dos maneras de vivir (y de sufrir), por eso el paso del tiempo y la mirada infantil adquieren tanto protagonismo. Una obra de arte que en cierto manera prefigura Persona (1966). Es un enfrentamiento seco (ni ácido, ni amargo), violencia despiadada a través de los silencios. Una trama hilvanada a base de miradas y de definiciones que pasan por el hijo, por un niño, que se convierte en algo más que un testigo, y sin el cual las dos protagonistas quedarían desdibujadas.

vlcsnap-2012-02-28-17h06m43s113

Es la intelectualidad y la vida, como conceptos contrapuestos, antagónicos. Representados a través de Ester, una mujer fría, reprimida e intelectual y Anna voluptuosa, sensual y promiscua; alrededor de ellas, Eros y Tánatos, impaciencia, soledad, sufrimiento, dolor, euforia y temor; en un ambiente claustrofóbico y ajeno como es un Hotel.

Y el tiempo, que parece que pase a través de estas sensaciones y ahonde en la incomunicación.

La bicicleta que sutura el camino – Salvoconducto (2002)

tav

Salvoconducto es una película de Bertrand Tavernier (Lyon, 1941) y el mismo nombre también encarna el símbolo de una época (en el cine), el del salvoconducto.

La película ya tiene unos años (es de 2002) y trata de un tema tan manido hoy como la resistencia francesa a la invasión alemana de 1942. Tavernier ahonda, eso sí, en la posición de la industria cinematográfica (de hecho es una reivindicación de Jean Devaivre y de Jean Aurenche) durante ese período. Se agradece la muestra de ese momento en que se intuyen los conflictos postbélicos en la historia: la de la fractura de la izquierda, y la del compromiso del arte, del artista y del cine. El sacrosanto papel de ‘el partido’, el de la colaboración no querida ni pretendida, los héroes de cada día ante su día a día.

Todo eso y más es Salvoconducto, una película imbrincada, dual, reivindicativa, algo personal, muy francesa y desigual, pero todo ello queda resuelto, superado más bien por el impresionante trayecto en bicicleta que sutura las heridas como una costura por el terreno y por el guión. Un paseo, un viaje, una ruta, un recorrido por la campiña francesa en todos los momentos del día, un homenaje a la bicicleta que regala a la vista, sin duda.

Aquí os dejo el tráiler

 

D’impressionismes i moderns, la irrupció de la vida diària

512px-Honoré_Daumier_-_The_Uprising_(L'Emeute)_-_Google_Art_Project

 

 

 

 

 

 

 

Quan ja és a punt de terminar l’exposició temporal del CaixaFòrum, ‘Impressionistes i moderns’ ofereix seixanta obres cabdals de la pintura contemporània. Cabdals pel fet que il·lustren precissament el pas de [pintar] el paissatge, allò que és extern a posar el focus en les persones anònimes.

En total, dos segles de pintura, que també ho són d’història. No és que es mostri, és que es plasma l’evolució de com s’ha interpretat la realitat a través d’un treball intel·lectual fins a arribar a les avantguardes. De la gestació de l’entorn i de la relació de l’artista amb el seu present, que és precisament on rau el naixement modern del compromís de l’art, primer amb la realitat  i després amb la política, en unes etapes que es veuen amb una llum diàfana, des de Courbet, Daumier (foto que il·lustra l’entradeta), Modigliani, Picasso, Degas, Kandisnki, Pollock i sense la qual, tampoc no s’explica aquesta deriva rupturista que culminen les avantguardes. Seixanta obres de colors i d’ombres, de claredat i clarobscurs… del S.XIX i del S.XX

Són els pintors del S. XIX que van revolucionar la pintura europea, de Goya a Ingres, de Delacroix a Courbet i Manet, en diàleg amb els mestres de l’impressionisme francès com Cézanne. Es destaquen els autors moderns que van plasmar la visió artística del segle XX, com Pierre Bonnard (el predilecte de Phillips), Braque, Gris, Kokoschka, Matisse, Modigliani, Picasso, Soutine o Vuillard costat dels nord-americans Arthur Dove i Geòrgia O’Keeffe .

El fundador de la col·lecció Phillips Collection, Duncan Phillips, va veure en el modernisme un pont per comprendre el passat i el present de l’art pictòric. Les seves primeres adquisicions fins a les últimes, als 80 anys d’edat, es van guiar per una recerca d’artistes amb un llenguatge personal, una rebel·lió enfront al que estableix i una proposta plàstica diferent.

 

Les sensacions dels colors del mar (Sorolla)

 

Una selecció de 80 obres són suficients per apropar-se, descobrir, gaudir i conèixer l’obra de Joaquín Sorolla (Valencia 1863 –  Madrid 1923), un dels exponents de l’impresionisme, que evoluciona fins el ‘luminisme’, amb el seu traç viu que atrapa el moviment de l’aigua, del mar i del vent.

La sensació al sortir d’aquesta mostra és la d’haver copsat el mar en tota la seva tranquil·litat, en la quotidianitat de la platja i en la placidesa de l’estiu; degut principalment a l’ús dels colors, és el mar, és la platja de l’estiu (que ja s’acaba, com l’exposició). Un estiu que es mostra amb tota la seva lluminositat i estil del S.XIX, lluny de l’estridència o la provocació, és el plaer de l’observació, l’amabilitat que porten les onades del mar. El vent s’arrodola per acaronar els vestits (blancs) que es bufen per esdevenir, efectivament, dinamisme, moviment.

Paseo por la Playa, 1909

Paseo por la Playa, 1909

Una selecció en la que sembla que s’ha primat la potència de la llum, de la claredat (inclús en els quadres més foscos, que són els corresponents al paisatge del País Basc -Biarritz) amb el domini dels reflexos, que és la gran clau del luminisme, per cert.

El visitant surt amb una triple enyorança: La de la fi de l’estiu (l’exposició es va inaugurar al juny, hi havia una altra llum al CaixaFòrum), la de la placidesa i la d’un altre època la dels nens jugant a les platges confiats, aliens encara…

Abrir los ojos a la política. ‘Viva la libertá’

 

“El miedo es la música de la democracia”.”No pisotee la dignidad del que no puede defenderse”. “Estoy aquí para que nadie diga que los tiempos eran oscuros porque ellos habían callado”.”La única alianza posible es con la conciencia de la gente”.“El cine y la política son dos mundos donde el genio y el engaño coexisten… y cuesta distinguirlos”. “Sean honestos y dejen de teñirse”. Esta última no es más que una anécdota, pero es inevitable pensar en el variable color de pelo de nuestro presidente.

Son frases de la película ‘Viva la liberta’  (2013, Roberto Ando) bi- interpretada magistralmente por Toni Servillo.  Un análisis de la política de nuestros días a través de Italia, porque el descrédito de la política, el cuestionamiento de los partidos tradicionales, el hartazgo de la sociedad, la búsqueda de nuevos protagonistas (no voy a decir líderes, para no caer en el populismo), es tan universal en las democracias occidentales (o lo que sean) como el amor en la literatura; y por eso la película, no es que sea vigente en España, es parece que piense en nosotros (¡No!, se refiere al panorama político italiano, tal vez Beppe Grillo y cinco estrellas, sí deberían sentirse aludidos).

00_viva_la_liberta_01_distribution

 

Ando, el director, hace un recambio del líder de una formación anteriormente hegemónica y ahora en claro declive… por él mismo (a través de la figura de un hermano gemelo bipolar y con tratamiento médico) y presenta así, una especie de nuevo liderazgo sacudido de los viejos corsés, liberado de los engranajes de las organizaciones mastodónticas que atrapan y degullen ideologías y personas. La solución es volver a los origenes, a la esencia… que es la gente y a conectar con ella, por encima de las encuestas, tendencias de voto y demás herramientas que llegan a intoxicar, que provocan la crisis del lenguaje, que es la de la comunicación, que provoca ese muro de metacrilato.

Viva la libertá no llega a ser inocente, ni propone fáciles soluciones; al contrario  hace un llamamiento a la valentía y a la honradez, pero [sospecho] que se dirige a las izquierdas europeas; a la política de quien tiene la obligación y responsabilidad histórica de liderar los cambios y la lucha contra las desigualdades. De acercar la política a la vida, a las pasiones, y no a los intereses, que es la esencia de la derecha. Los destinos de la sociedad, de la gente que no tiene privilegios está unido a esa política, a esos partidos que se deberían ver interpelados por esta película. Frase del director

“La política actual es un pretexto extraordinario para narrar la vida en su dimensión más verdadera, la del fracaso”. Roberto Ando

 

 

‘Los que no fuimos a la guerra’.

Paredes maestras de nuestro país

 

1962. En ese año se estrenó la película que titula este post (necesariamente modesto, por cierto), en ese año conseguimos el primer ‘cero’ en Eurovisión con una canción de Victor Balaguer que llamaba `Llámame’, ese año también se casaron Don Juan Carlos y Doña Sofía, por entonces príncipes de un país en el que no existía la monarquía, se suicidó Marilyn Monroe, Marisol encandilaba a generaciones con su “Tómbola”. Pelé, el astro del balón conseguía aquel año 1962 ganar su segundo mundial de fútbol. También hubo mundialy Pelé, el astro del balón conseguía aquel año 1962 ganar su segundo mundial de fútbol.

Entre todos estos acontecimientos, surge una nueva visión lúcida de la España de 1962, la del período 1914-1918 y, en cierta parte y a través de clichés demasiado evidentes (pero tiernos) cierta manera de ser.

Empezaremos por el final, porque es presente, y una gran pared maestra: Un director de banco, culpable de desalfco, finalmente es indultado porque “No quería empobrecer a la gente, sólo enriquecerse, y eso es legítimo”, que eterno nos parece ahora eso.

Pero, dejando al margen esta anécdota sólo relevante a los ojos de quien acaba de enterarse de los 3,4 millones de euros no regularizados, es decir, estafados al fisco por parte del expresidente, exmolt y, por puesto exhonorable Jordi Pujol, pero no es el único, sólo es el último (Jaume Matas, Millet, Bárcenas, Fabra, Infanta Crisitina, la lista sería interminable y aplicable a la misma máxima).

Pues, la película, dirigida por Julio Diamante, basada en la novela homónima de Wenceslao Fernández Flórez dibuja una alegoría en Iberina de la primera Guerra Mundial (1914-1918) y palpita la división de la sociedad entre los francófilos y los germanófilos, de su repercusión en la vida cotidiana, de la absurdidez de la escisión casi sin venir a cuento entre dos bandos que casi nada tienen que ver con las referencias que los separan. (Otra de las paredes simbólicas que soportan nuestra estructura)

Asumen las distancias como si de dos equipos de fútbol rivales, junto a ello, el anhelo por pertenecer a la primera fila de la política internacional, creyendo (en la caricatura) que el cónsul británico se preocupa por los acontecimientos de una bodega de pueblo. Plasma la insignificancia de un país que con aspiraciones y sin resultado.

Por supuesto, en una de esas estampas costumbristas no puede faltar la apelación a la picaresca (qué sería de nuestros tópicos sin ella) y, claro, una historia de amor entre bandas rivales que nada tiene que ver con los Capuletos y los Montesco, pero que centra la historia.

La película se proyecta dentro del ciclo de la Filmoteca de Catalunya, de sang i de fang (1914-1918), un espejo.
Y un retrovisor, aquí la lista de actorazos: Agustín González, Ismael Merlo, María Luisa Ponte, Laura Valenzuela, Juanjo Menéndez, Gracita Morales, Xan das Bolas, José Isbert, Félix Fernández, Julia Caba Albdibuja

PD: Estrenada por imperativo de la censura bajo el título: ‘Cuando estalló la paz’ (cosas de 1962)

Un ‘Prado’ apretado (y recoleto)

mqdefault

“La belleza cautiva. Pequeños tesoros del museo de Prado”, es la última exposición de CaixaForum, ese recinto que los que no somos clientes tenemos que pagar 4 euros por exposición. Cosas de las entidades financieras, que ellas entienden… el caso es que la sala 2 de ese recinto se ha convertido en un recorrido descansado y apacible por las etapas de la Historia del Arte (de la Pintura) en este país.

El recorrido sorprende, pero no impresiona. Inaugurado por el busto de Atenea Partenos, que siempre se agradece, la verdad, preconiza un recorrido casi íntimo por las grandes figuras de la pintura, en consonancia completa con la línea temporal académica, la que nos han enseñado y que constituye para muchos la manera ‘natural’ de acercarnos al arte, así sin estridencias ni esnobismos.

Obras de primeras firmas que no abruman ni invaden, son piezas amables que dejan ver, que muestran el tiempo en que fueron creadas a través de las imágenes. Es un pequeño tesoro escondido que guarda la elegancia de la discreción y del detalle, la belleza cautiva que espera ser descubierta.

Velázquez_-_Jardín_de_la_Villa_Médicis_en_Roma,_Entrada_de_la_gruta_(Museo_del_Prado,_1630)
A pesar de encontrarse con la Vista del jardín de la Villa de Médicis, en Roma;(1629-1631),de Velázquez (doscientos años antes del Impresionismo) o de El albañil herido; (1786), de Goya. Junto a El Bosco, Tiziano, Brueghel el Viejo, El Greco, Rubens, Madrazo, Fortuny, Durero. La sensación es de reconciliación con el arte en mayúsculas, y en caso de que no se sufra de saturación, esta exposición, tiene el acierto de recoger la esencia de la gran pinacoteca que es el ‘Prado’ sin que se encontrar nada a faltar. Una selección ecléctica sin altibajos, muy equilibrada, y armonizada, tal y como el arte griego anuncia en la entrada.

Y un broche anecdótico: una postal de 1911 de la versión del Prado de ‘La Gioconda’ que un niño de 14 años compró en el museo y en la que dejó escrito en el reverso que la noche antes la obra de Da Vinci había sido robada del Louvre. El arte más cotidiano.

La recomendación es que se abstenga de ir un domingo por la tarde, pero Barcelona se ha convertido en una atractora de turistas sin piedad. Lo bueno es que los que se acercan al CaixaForum no van borrachos (tal vez resacosos, pero no hablan que es lo que importa), así que no os la perdais.

 

Un world press photo cotidiano y de urgencia

Press-Photo-Fotografia-Micah-Albert_EDIIMA20130909_0093_14

En poco más (o poco menos) de una hora se recorre el espacio que el CCCB pone a disposición de la exposición de fotoperiodismo más importante (quizás).

A diferencia de otras ediciones, la de 2013 parece más pequeña, más breve y más repetida o concentrada en los temas. Al respecto, cabe hacer un par de reflexiones: cuando llega a Barcelona, la mayoría de personas interesadas YA hemos visto las fotos, por lo menos las ganadoras, así que el impacto es necesariamente menor debido a la sobresaturación informativa que vivimos, sufrimos y padecemos.

Por otro lado, especialmente en esta edición, la temática es recurrente: el conflicto árabe-israelí y en más en general el dolor y la destrucción, la plasmación de la maldad en píxeles parece ser el recurso más importante del fotoperiodismo.

En el otro lado de la balanza (el bueno) hay que buscarlo en las categorías menos urgentes y más diarias, como quien vive con la paz de la costumbre y con el horror de cada día, como la fotografía que encabeza este breve post, el de una mujer sentada en unas bolsas de basura. Para ella, leer -aunque sea un catálogo de maquinaria- es un respiro en su tarea de buscar en la basura. Este es el vertedero más grande de África. Las personas que viven en sus alrededores presentan elevados niveles de plomo en sangre, por lo que son frecuentes los casos de problemas renales y cáncer, así como los problemas respiratorios debido a las altas concentraciones de gases de descomposición. Abierto en 1975, las autoridades medioambientales internacionales ordenaron su cierre hace 15 años, pero sigue en uso, a pesar de que en 2001 llegó al máximo de su capacidad/

Título: Mujer leyendo en el vertedero municipal de Dandora, Nairobi, Kenya/ Fotografía: Micah Albert

Discurs Plataforma unitària contra les violencies de gènere

me

En primer lloc vull agrair a la plataforma unitària contra les violències de gènere el fer de convidar a l’Associació Dones en xarxa a l’acte que feu cada tercer dilluns de mes per tal de visibilitzar l’assassinat –que no la  mort- de les dones víctimes de la violència de gènere.

Aquest és un acte gairebé de ritual perquè la lluita contra la violència de gènere ha de ser també des del dia a dia per tal de combatre la trista quotidianitat.

La violència contra les dones es composa de diferents graus, i avui estem aquí per denunciar l’absència de les  31 dones que ens falten, per reclamar el seu nom i que no les oblidem, que no les oblidin ells tampoc.

Perquè aquesta xacra, aquest càncer social ja té prevalença d’epidèmia, segons la Organització Mundial de la Salut, una de cada tres dones és víctima de violència física o psicològica a mans de la seva parella.

Afecta a totes les dones a tot el món, de qualsevol religió, creença o condició econòmica. Afecta al 50% de la població mundial, no es tracta d’una minoria, ni de bon tros.

A més, al nostre país, fortament colpejat per la crisi veiem com es retrauen recursos que poden salvar vides a les dones; com el recent anunci de l’administració local que pot deixar a les dones víctimes de la violència de gènere en una situació de més vulnerabilitat.

Perquè la violència cap a les dones no és nova, és una mena d’inèrcia macabra que té arrels molt profundes, actituds i creences de desigualtat, de cosificació. Ara com ara, només l’1,5% de la societat considera la violència de gènere com un problema greu que –recordo- afecta al 50% de la població.

Us imagineu què passaria si aquestes 31 dones fossin víctimes d’ETA? Què passaria? Quina seria la reacció?

Vull aprofitar aquesta fita per recordar que l’assassinat és només el més tràgic, el més visible, sens dubte, però és només la punta de la piràmide; per dessota de la macabra xifra de les 31 dones hi ha d’altres que pateixen veritables tortures tant físiques com psicològiques. Hi ha dones aïllades que viuen envoltades per la por, amenaçades; hi ha dones que no viuen dignament i això també és violència.

I és aquí on hem de posar els nostres esforços, perquè sembla que només sigui violència l’assassinat, quan ja no té remei.

I hem d’anar molt en compte amb aquestes actituds que sovint passen desapercebudes i fer esment en reivindicar-les .

Ja no són només les agressions físiques, són tots aquells comportaments que menystenen a les dones en diferents àmbits i situacions. Comentaris, acudits, que només són la coartades socials per invisibilitzar i cosificar a les dones.

Perquè no és utòpic pensar en una societat en la que cap dona hagi de perdre la vida.

Ferragosto de Barcelona

1185961_10151548949651363_2085866901_n

Ayer, ecuador de agosto, de verano, de vacaciones, de sol implacable y despiadado, de desolación en las calles, de emboscada, de evidencias, de exposiciones sin remedio.

Ayer, como Navidad, días de excepción, de pérdidas de rutina, de persianas cerradas, de calles desiertas, de respiro.

Ayer, inicio de las fiestas de Gràcia, y de clara definición de las fronteras invisibles que delimitan la ciudad de los turistas y del reducto que nos queda a los que vivimos en Barcelona. De aglomeraciones en las Ramblas y de soledad en la calle de al lado.

Repiqueteo épico de Revolución

Los-Miserables1

Fotograma de Los Miserables (Tom Hooper)

Dejando de lado la calidad interpretativa, el regusto Dickensiano en ocasiones inevitable o en el ralentizado tempo debido a la proliferación de climax con la última película de Hooper, Los Miserables (2012). La épica vuelve a las pantallas, más bien arrasa en una trama que no es sino la historia del S.XX (En Europa, en Francia, en París).

Pero tal vez sea porque es más musical que literatura, o porque los oprimidos de repente se convierten en hijos de burgueses (quién sabe si por primera vez en la Historia). A esta orilla del Atlántico y a estas alturas de la película -la de aquí, la nuestra-, la emoción se pierde en las notas de Anne Hathaway, no traspasa la epidermis, el espíritu queda anclado en el S. XIX no acaba de llegar, aparece caricaturizado. Se encuentra a faltar esa autenticidad que se diluye en excesos de todo tipo y que el director no sabe ahorrarse, desde el exceso interpretativo hasta la poca pericia de adaptación.

Cosas así suceden cuando se frivoliza ante una situación cuya comparación a la actual es tan fácil como oportuno su estreno. La máscara, el exceso y la impostura ahogan, en definitiva las emociones y las sensaciones de una novela que pretende ser una defensa de los oprimidos sea cual sea el lugar o situación sociohistórica que vivan (wikipedia, pero creible). El resultado es casi una mofa a la historia, a la Revolución y a nuestros tiempos, de los que ocupan las plazas, de los excesos policiales que llevan a Laura a la cárcel, de los ojos saltados, de tantas cosas…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s