Nostalgia de la luz. El poder de la memoria

Ni de Ciencias ni de Letras, de memoria y reivindicación.

De las conexiones de las neuronas de nuestro cerebro a los millones de estrellas, planetas y galaxias. De nuestra pupila a la redondez del planeta. De lo infinito a otro infinito. De nuestra conciencia como seres humanos a la humanidad como reflexión. De los grandes telescopios a las partículas microscópicas.

Más o menos, es el camino imperfecto que lleva de la ignorancia al del conocimiento. Todos estos vectores son los que atraviesa el documental Nostalgia de la luz (Patricio Guzmán, 2010) en la delicada analogía entre la búsqueda y el avance de la ciencia, de la Astrofísica, y del esfuerzo de las madres en buscar los cuerpos de los desaparecidos por la dictadura Chilena. El desierto de Atacama se convierte así en un doble campo de búsqueda del pasado y de la memoria,  de los esfuerzos de la comunidad científica por conocer el origen del universo, a través de las 66 antenas que componen el proyecto ALMA observa la luz invisible a los ojos, que nos permite indagar el “Universo frío”, que no es captado por los telescopios ópticos y es fundamental para conocer cómo se forman las estrellas y los planetas. Y la inmensa fosa común, también invisible a los ojos que es esa aridez.

Pinochet, de nuevo, los desaparecidos (que quiere decir, torturados y ejecutados), la represión, la violencia y luego la desesperación y la necesidad de llenar un vacío en el sentido de la vida y de restaurar la memoria. Ese vacío dentro y fuera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s