Mujeres que nos hacen mujeres #8Marzo

Hoy, #8Marzo, día internacional de las mujeres trabajadoras (así, trabajadoras – porque murieron por revindicar derechos laborales y mujeres en plural por respetar la necesaria diversidad)

Pues, por supuesto acordarnos de las 129 mujeres que se organizaron y lucharon por reducir la jornada laboral a diez (DIEZ) horas en la fábrica de Sirtwoot Cotton, y acordarnos que acabaron quemadas. Es un día de lucha y de reivindicación de un hecho sangriento y que nos lleva a pensar en que el feminismo es un movimiento de liberación. Barbijaputa lo explica muy bien

Acordarnos de TODAS las mujeres gracias a las cuales tenemos más derecho, lo que significa más libertad que nuestras madres y nuestras abuelas. Las políticas que reclamaron el derecho al voto, las políticas que (siguen) reivindicando el derecho a la libre elección y a una maternidad no impuesta (más que nada, porque somos capaces de tomar decisiones en nuestras vidas). A las imprescindibles asociaciones de mujeres que siguen dejándose la piel para que nuestras hijas vivan en una sociedad mejor. En las periodistas que siguen visibilizando, a las académicas que ensanchan los marcos conceptuales. A todas ellas, claro.

Pero como el feminismo sabe bien, las mujeres nos hacemos, no es un azar de los cromosomas lo que nos lleva a sufrir las desigualdades, las humillaciones, la violencia…

Así pues, creo que debo citar a mi madre, a nuestras madres, para reconocerle, que aún sin una ideología estructurada de feminismo supo que no era peor por ser una niña y que siempre defendió la importancia de la educación para poder ser autónomas (mi hermana and. me) y el esfuerzo (como muchas) en hacer la maldita doble jornada. Y lo supo, porque las mujeres de la familia que le precedieron ya lo tenían más que claro (también sabían que a las mujeres no se les pone la mano encima).

A mi hermana, que de una manera doméstica pero clara me enseñó lo que era la sororidad, la complicidad entre mujeres, que no es sino la unidad, y dejarnos de tratar como competidoras. Una línea que continúa con mis amigas, Cristina, que sigue ahí.

Pero tampoco quiero dejarme a las grandes feministas que me mostraron ese camino, a Lourdes Muñoz Santamaría, a Carme Sánchez Martín, a Sonia Herrera Sánchez y a quién en mi vida conjuga ambos aspectos: Verónica Martínez París.

Por todas ellas, soy

Gracias

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s