De manifiestos y marcadores de ‘fosforito’

El manifiesto, ese gran invento del S.XIX, propio  de los intelectuales; de los intelectuales propios del S.XIX y que en la primera mitad del S.XX ya estaban caducos.

Y, en el 2014, con la avalancha de desigualdades e injusticias que emana nuestro gobierno prácticamente cada semana, los manifiestos se nos acumulan, como los intelectuales. Hasta el punto de considerarlos como algo caduco, en estos tiempos de cambio que dejan obsoletos a los partidos políticos, a los sindicatos, al sistema de Estado -monarquía-, a los medios de comunicación, a las formas de protestas, en fin a una arquitectura institucional y una cultura que ahora nos cuestionamos. Y con ello, me temo, también se va por el desagüe el poder los manifiestos, que se han convertido en manifiestos-fosforito, sólo tienen sentido en pequeña dosis, para resaltar algo, pero no cuando subrayas todo porque TOOOODO parece importante.

No hay causa que se precie, ni intelectual que se aprecie (son todos) que no se convierta en un momento de su vida en un ‘abajo firmante’. Y claro, el ‘problema catalán’ no puede ser menos. Se ha desatado una auténtica ‘guerra de manifiestos’. Los últimos, #libreseiguales, que increíblemente no reclaman medidas contra la homofobia, sino que Rajoy sea firme y no negocie con Mas, es decir, negación de la realidad, en plan aquí no hay nada que hablar, ya está bien como estamos, reivindicación de la Constitución. Entre los firmantes: Vargas Llosa, ese Nobel siempre dispuesto para lo que haga falta,qué majo, Albert Boadella, Pérez Reverte, José Maria Fidalgo… tanto tiempo sin saber de ellos, casi se agradece que se posiciones.

Por supuesto, también hay intelectuales catalanes con más de 900 firmas ‘L’Hora de decidir’ que hicieron (es de 2012) una ‘Crida a la Catalunya Federalista i d’Esquerres’ , la CUP por su parte, viéndoselas venir ya ha dicho que naranjas de la china, que la consulta se hará sí o sí i sí i sí, espero un manifesto en cuestión de horas.

También hay manifiestos con los números, que queda mejor, el de los 100, el de los 150; el polémico No toques a mi puta. El manifiesto de 343 cabrones (que llamaba a legalizar la prostiución [en Francia]).

 

ConclusiónI: Hay intelectuales pa tó, es decir, pa ná

Conclusión II: El final de los manifiestos, es la lista de los firmantes en el #libreseiguales, que ha sufrido un ataque de spam, como consecuencia aparecen como ‘abajo firmantes’, ideal para el insmonio o arrancar carcajadas de esas que relajan el pecho:

 

Abajo firmantes

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s