El día que empezó la Historia Contemporánea

Fue ayer, pero siempre pensé como sería el 15 de julio, con la Bastilla tomada y toda la incertidumbre del mundo en París. Claro que estas son reflexiones ‘post facto’, el caso es que los historiadores se pusieron de acuerdo para tomar como punto de partida de la disciplina de la Historia Contemporánea ese 14 de julio de 1789. (Recuerdo el año que entré en la Universidad, 1989; el año del bicentenario)

Ese momento se inicia la Historia Contemporánea (por supuesto, no es más que una convención) porque cambia la correlación de fuerzas y porque supone una ruptura con el modelo vigente.

La sociedad que surgió poco tenía que ver con la de antes de la toma de la Bastilla, la legitimidad monárquica se vio cuestionada y vencida y cambió la escala de valores.

Surgió el EstadoNación (que ahora nos cuestionamos) con la desaparición precisamente de las monarquías, y con la conquista de la soberanía por el pueblo. Y seguramente ahí nació el chauvinismo y la xenofobia. Luis XIV decía que ‘El Estado soy yo’

En fin, una revolución, la Primera Revolución con esa connotación, con esa carga social y cultural, con esas ansias (o necesidad de ruptura). Uno de los acontecimientos que mejor sintetiza una de las causas de la violencia de la Revolución Francesa, la distancia entre la clase dirigente y el resto de la sociedad: Carta de François Fénelon (1699) a Luis XIV

 

“Vuestro nombre se ha hecho odioso… mientras vuestros pueblos mueren de hambre, el cultivo de las tierras está casi abandonado, las ciudades y el campo se despueblan, todos los oficios languidecen, Francia entera no es más que un gran hospital desolado y desprovisto. La sedición se enciende poco a poco en todas partes; creen que ya no tenéis ninguna compasión por sus males, que sólo amáis vuestra autoridad y vuestra gloria. Esta gloria que endurece vuestro corazón os es más querida que la justicia, incluso que vuestra salvación eterna, que es incompatible con ese ídolo de gloria. Sólo amáis vuestra gloria y vuestra comodidad. Todo lo centráis en vos, como si fuerais el dios de la Tierra y todo lo demás solamente hubiera sido creado para seros sacrificado. “

 

Supongo que la Historia Contemporánea surge en ese punto de enfrentamiento entre dos poderes, uno efervescente (la burguesía, no ‘el pueblo’ ) y el dirigente (monarquía), en el que Europa atraviesa una dolorosa crisis y una sucesión de oleadas de revoluciones que cambian la geografía del continente, sienta las bases para el surgimiento de las conciencias la de clase, la de la lucha por el poder y por los derechos (que no son lo mismo), y la perspectiva que nos facilita ahora ver como el poder caduco se aferra con uñas y dientes a unos resortes que no funcionan, que no pueden (o no quieren) pero seguro que temen a los cambios. El poder puede cambiar de manos pero no es gratis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s