Muerte y vergüenza, Federico García Lorca

20130818-112732.jpg

Unas horas después de la madrugada del 18 de agosto, en una taberna de Granada alguien fanfarroneaba a quien quisiera escucharle “le he metido dos tiros por el culo, por maricón”; Se trataba de su asesino –o de uno de ellos-, Juan Luis Trescastro (pariente de su padre).

El asesinato del que se ha convertido en el poeta más universal, es también el símbolo más universal de la contienda civil. En él confluyen prácticamente todas las tensiones, las sociales, las culturales, las del Norte y las del Sur. Pero es ese asesinato que, al igual que una fotografía de Robert Cappa tiene la capacidad de sintetizar la soberbia de la derecha golpista, como la cita que abre este post de su asesino. Es fuerza bruta e ignorancia, es la estupidez del necio, es la impotencia. Son estos tiempos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s