…porque no es el fascismo el que trae el miedo; es el miedo el que trae al fascismo

Ilustración de JR Mora

Una frase, una sentencia que se acuña en la investigación histórica de los años 30 del siglo pasado y que parece más cerca que nunca. El poder del miedo es la manipulación de la cobardía.

Porque si de algo sabemos ahora es de miedo, y de cómo se vence. Miedo que se fabrica desde los despachos, que se propaga con consignas desde los púlpitos de los políticos y de las columnas de algunos periódicos. Da la impresión de que estamos en un problema que viene con una única solución incluida, preparada y lista.

Pero lo peor no es eso, no es que se convierta en la única realidad que nos hacen vivir y creer, sin alternativa. Lo peor no es la desesperación ni los apocalípticos que surgen de manera arribista. Lo que lamentaremos los más nostálgicos son los derechos sociales que tanto costaron; pero el rechinar de dientes y el sudor frío será ante el ascenso de las ¿ideologías? esta vez en forma de capitalismo desbocado, que ha cercenado nuestras libertades mejor cualquier fascismo, según corrobora el historiador Josep Fontana.

Porque ante el auténtico fracaso de los Estados al que estamos atendiendo, ante el descrédito de los políticos, de las estructuras sociales -me refiero a los sindicatos- ante la quiebra de las solidaridades (es un proceso que lleva más de dos décadas, esto no es nuevo). El hueco que deja ese poder, se llena precisamente con el mismo miedo -o cobardía- que lo vacía. El que explica la creciente ola de racismo, que en realidad no es sino clasismo, el odio (miedo) al otro, a lo desconocido, la explotación vil del instinto de conservación y que debilita al individuo, al ciudadano, nos deja a merced de…cualquiera.

Es el mismo que permite el asalto al Estado, a lo público, el que nos inculca el pánico de la Doctrina de Shock (Naomi Klein), la inconsciente y atávica necesidad de seguridad, ese pequeño dictador primario que todos llevamos dentro es el que explica -en parte- los preocupantes ascensos de la derecha. De una derecha que se radicaliza, se nutre y crece a cambio de nuestros miedos inculcados, a cambio de seguridad. La esperanza es de nuevo el ‘no pasarán’ de los que luchan,, de los que avisan en esa barricada que parece que cierra la calle pero abre el camino, exactamente igual que en los años 30. Los que no se resignan, los que no tienen miedo.

Porque vendemos libertad a cambio de seguridad, en el gran cambalache que preside el engaño, que nos conduce a la paralización mientras nos despojan casi sin esfuerzo de aquello que tanto costó, de parte de nuestra herencia.
Cada cámara de seguridad en la calle, cada espacio que cedemos en educación, en sanidad, es un paso atrás, a cada derecho que se nos va en un Consejo de Ministros y no protestamos, es un paso doblemente atrás. Y cuando la libertad deja de ser una prioridad, el fascismo ya ha entrado.

Para acabar, Galeano:

“Los que trabajan tienen miedo de perder el trabajo.
Los que no trabajan tienen miedo de no encontrar nunca trabajo.
La democracia tiene miedo de recordar y el lenguaje miedo de decir.
Los civiles tienen miedo a los militares, los militares tienen miedo a la falta de armas, las armas tienen miedo a la falta de guerras.
Es el tiempo del miedo.
Miedo de la mujer a la violencia del hombre y miedo del hombre a la mujer sin miedo.
Miedo a los ladrones, miedo a la policía.
Miedo a la puerta sin cerradura, al tiempo sin relojes, al niño sin televisión, miedo a la noche sin pastillas para dormir y miedo al día sin pastillas para despertar.
Miedo a la multitud, miedo a la soledad, miedo a lo que fue y a lo que puede ser, miedo de morir, miedo de vivir…”. Eduardo Galeano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s